viernes, 25 de febrero de 2011

Estudio: Inteligencia es sólo una, no 'varias'


Imagen: El País

Las técnicas de neuroimagen, que permiten explorar inocuamente el cerebro de personas vivas, están encontrando respuestas a debates médicos diversos.

Ya se había encontrado una relación entre el grosor de la corteza cerebral y la medida de la inteligencia general y ahora un nuevo estudio, en niños y adolescentes, se ha centrado en ver si este parámetro se relaciona también con el rendimiento cerebral en aspectos específicos.

La respuesta es que no parece que exista una colección de capacidades separadas, sino que una poderosa capacidad general (llamada g) condiciona el rendimiento en las variadas situaciones que requieren el uso de la inteligencia.

Sin embargo, "gurús mediáticos como Howard Gardner, Robert Sternberg o Daniel Goleman han logrado convencer a bastantes ciudadanos de lo contrario", dice Roberto Colom, catedrático de Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid, que ha participado, junto con otros investigadores de Canadá, Reino Unido y Estados Unidos, en un estudio que se publicará en la revista NeuroImage.

Autores como Gardner, recuerda Colom, han mantenido que no existe nada parecido a una capacidad intelectual general sino que, por el contrario, algunas personas destacan en el manejo del lenguaje, mientras que otras destacan con los números o en actividades que requieren procesamiento viso-espacial. Alguien podría ser perfectamente torpe con el lenguaje y excepcional con los números, según ellos.

El estudio analizó cómo las diferencias de grosor cortical de más de 200 participantes (niños entre 6 y 18 años) se relacionaban con su rendimiento intelectual en una variada serie de pruebas de naturaleza verbal, viso-espacial y numérica. Se obtuvo una puntuación para cada una de esas clases de tareas, pero también un índice de capacidad general (g) para cada participante. La conclusión, sorprendente, fue que cuando se consideran las puntuaciones verbales, viso-espaciales o numéricas anulando la influencia de g las relaciones con el grosor cortical desaparecen.

"Lo que queda cuando se descuenta la capacidad general (g) es ruido sin valor para el cerebro" concluye Colom. "Si alguien es muy bueno con el lenguaje es mucho más probable que improbable que también lo sea con los números y en el procesamiento viso-espacial", añade. "El hecho de que se usen pruebas verbales, numéricas o viso-espaciales no es realmente importante para comprender las relaciones de nuestra inteligencia con la biología, sino el hecho de que capturen esa capacidad general o g con mayor o menor intensidad".

Estos resultados no deben verse como contradictorios respecto a las pruebas existentes de la especialización funcional de las regiones de la corteza cerebral, advierten los autores del estudio, cuyo primer autor es Sherif Karama, de la Universidad McGill (Canadá). Solo se refieren al grosor de la corteza, que se cree refleja la densidad y la distribución de las neuronas y otras células y fibras del sistema nervioso.

Información de ElPaís.com. Resumen de Sophimanía

7 comentarios:

Ingrid Romero dijo...

Y cómo explicar la habilidad motriz (inteligencia cinética) de jugadores de fútbol que no saben enlazar un enunciado coherente (inteligencia comunicativa)? Y además seamos francos, a los que nos gustan las letras no nos va tan bien con los números :)

Pablo Vasquez dijo...

Hola Ingrid, gracias por visitar Sophimanía y dejarnos un comentario! No tengo una respuesta científica para lo que preguntas, pero sí algunas ideas sueltas. Aunque le llamemos 'inteligencia cinética' a la habilidad motriz de algunos deportistas y actores, quizás no sea 'inteligencia' en el sentido del que habla este estudio, que no hace mención a motricidad en absoluto. Y respecto de 'las letras' versus 'lo números' entiendo que sea una idea bastante popular el pensar que hay una línea divisoria clara entre gente 'orientada a letras' y 'gente orientada a números', pero... ¿Realmente existe esa línea o es un mito cultural, una leyenda urbana? Yo, que he estudiado letras, me siento atraído por la física (que es una ciencia de números) mucho pero mucho más de lo que me puede atraer el derecho constitucional comparado. La medicina es una profesión que te exige tanto habilidades relacionadas al análisis intelectual y a la creatividad como habilidades numéricas y de ciencias exactas. En la Ilustración podrás encontrar cientos de ejemplos de personas (Leonardo Da Vinci el más famoso e importante) que destacaron tanto por sus habilidades 'en letras' como 'en números'. Y deportistas como Michael Jordan o Magic Johnson demuestran que la habilidad motriz puede convivir con lo que llamamos "brillantez intelectual clásica', es decir personas que pueden hablar articuladamente de casi cualquier tema y tener opiniones interesantes e informadas sobre todos ellos. Eso, a la luz del estudio del que hacemos referencia creo que es un buen punto para, al menos, comenzar a cuestionar la idea de que la gente que tiene habilidad para los números es escencialmente distinta de la gente que tiene habilidad para las letras. Saludos!

Mauricio Rozas Valz dijo...

A ver... con todo respeto y en buena onda, creo que hay un error de interpretación de conceptos. Inteligencia, viene del latín 'inter-légere', que literalmente significaría: 'elegir entre'. Puede deducirse que podría significar 'elección' (al menos la ilusión de que elegimos). Deduzco modestamente, que inicialmente y de acuerdo a la raiz etimológica, lo que se quiere decir es que inteligencia es elección, es decir, quien no tiene capacidad de elegir no es inteligente, es alguien que evita pensar demasiado para no tener que elegir. Ahora, yo personalmente creo que inteligencia es la capacidad de 'leer entre líneas', de abstraerse, de percibir subjetividades, de interpretar. Las demas, (que hay miles) las llamaría arbitrariamente y sin soslayo: 'Habilidades'

Marco dijo...

Siempre que me preguntan por inteligencia, recuerdo la definicion :
"Capacidad para resolver problemas"
Lo que coincide en mucho con lo que escribio Mauricio.

De que problemas te sean mas faciles que otros, pueden desprenderse tus mejores habilidades, asi como la afinidad de actividades.

Asi que estoy de acuerdo : La inteligencia es una, pero la especialidad la escoge tu cerebro, de acuerdo a genetica, entorno o experiencias.

Particularmente, sospecho por ejemplo, que el muy inteligente a veces es antisocial, no por falta de esa "inteligencia emocional", si no mas bien, porque su propio entendimiento o hace descubrir lo perjudicial que le puede resultar y por ello se aleja de sus emociones, o las oculta.

Loku dijo...

El problema puede ser que entre tantas definiciones de inteligencia nos perdimos en el camino. Una cosa es qué te gusta, otra en qué te especializas, en qué eres hábil y qué es lo que has aprendido a hacer mejor, y no hay que confundirlo con lo que aquí se trata como inteligencia.
Estoy de acuerdo con Mauricio en que esas cosas pueden ser llamadas habilidades, pero también hay una dimensión social que no puede escapar al análisis. Si antes podías decir que aunque no fueras bueno con las matemáticas podías jugar como nadie, eras un tipo inteligente. Ahora sólo eres un tipo hábil.
Más que nada se trata de ceñirnos a lo que dice la ciencia sobre ello, contrastándolo con otras teorías por más lógicas, lindas o plausibles que puedan ser.

Mauricio Rozas Valz dijo...

Curiosamente sensible resulta este asunto de la inteligencia. A diferencia de otras cualidades, difícilmente alguien acepta no poseerla. Podemos, (llegado el caso y al menos ante nuestras conciencias) aceptar como propios muchísimos defectos, ya sea que somos ociosos, mentirosos, hipócritas, crueles, etc. Pero idiotas jamás, eso nunca. Y curiosamente, si escuchamos a alguien aceptar que no es inteligente... queda en evidencia que sí lo es. Creo que es imprescindible, para llegar a alcanzar la preciada virtud de la inteligencia, el aceptar, al menos y para empezar... un cierto grado de estupidez nuestra.

Pablo Vasquez dijo...

Gracias a todos por sus comentarios! Sin duda el tema de la inteligencia resulta sensible pues -creo- mantiene todavía un componente político importante. Y es que en el pasado reciente se han cometido muchos crímenes (asesinatos, esterilizaciones, segregaciones, negación de derechos, etc) en base a la idea de que algo llamado "inteligencia" existe y es medible bajo términos 'objetivos'. El hecho de determinar que todos los seres humanos compartimos más o menos la misma inteligencia, sin importar nuestro biotipo ni nuestro sexo ni nuestro estrato social fue un gran avance. Por eso, creo, todo estudio sobre inteligencia despierta tanta atención e interés.

Para terminar dándole la razón a Mauricio podemos parafrasear lo que dijo Descartes sobre el sentido común y afirmar, sin dudas: "A diferencia de todos los otros bienes del universo, la inteligencia es la cosa mejor repartida del mundo, todo el mundo cree tenerla en cantidad suficiente”. =)

¿Qué es Sophimanía?

Divulgación Científica:
Impulsamos el conocimiento de temas que por coyunturas políticas, pasan a 2do plano. Creemos que solo nuestro instinto por saber, conocer, explorar, cuestionar, construir, ha permitido que nuestra especie ocupe este espacio-tiempo, y por lo que quizás permanezca.

Pensamiento Crítico:
Ver el mundo con ojos nuevos. Rebelarse contra la información estandarizada. No dejarse doblegar por el sistema, la educación pasteurizada o el circuito estético consumista imperante. Ser libre, o lo más libre posible, empezando por tu mente y tu cerebro.

Un blog de Claudia Cisneros