sábado, 26 de marzo de 2011

Hora del Planeta: ¡Comenzó el apagón global!

Esto ya viene ocurriendo en otros países, este día. Video: earthhour

En menos de una hora el Perú se integrará a la comunidad de países que han decidido apoyar nuevamente "La Hora del Planeta", un esfuerzo mundial del "World Wide Fund for Nature" en favor de hacer conciencia sobre la necesidad de ahorrar energía y disminuir la generación de gases de efecto invernadero frente al calentamiento global y a la contaminación lumínica.

El "apagón" es voluntario, tanto para particulares como para empresas. Consiste en apagar las luces y artefactos eléctricos durante una hora, algo que provocará -según los organizadores- una baja mundial en la producción de CO2. La primera edición fue el 2007, por lo que la que pasará esta noche será la quinta, cada vez abarcando a más ciudades y más personas.

Esto ya viene ocurriendo en otros países, este día. Video: earthhour

Si bien el ahorro de CO2 provocado por esta medida no tiene consecuencias notables en contra del calentamiento global, sí es importante difundir su mensaje entre la población del mundo, para la que cada vez es más sencillo -gracias a Internet- participar activamente en la organización y puesta en marcha de eventos planetarios, algo que hace unas décadas era, simplemente, inconcebible.

La posibilidad de sumar esfuerzos pequeños a escala global será en el futuro cercano una herramienta indispensable para la solución de los problemas planetarios como el combate de la pobreza, la contaminación y el calentamiento global. Así, al apagar nuestras luces y artefactos eléctricos no sólo estamos difundiendo un buen mensaje, también estamos haciendo más sólidas las bases de la sociedad planetaria futura.

Participa tu también apagando luces y artefactos eléctricos entre las 8.30 pm y 9.30 pm.

Enlaces relacionados

Pablo Vásquez para Sophimanía

2 comentarios:

Walter Dyer dijo...

Me parece que se trata más de una hora de “sacrificio” para poder tener nuestras conciencias más tranquilas (si acaso estaban perturbadas) o para poder terminar creyendo que uno tiene la autoridad moral de decir que está haciendo algo por el planeta.

Me pregunto, ¿con qué se iluminarán las personas durante esa hora? ¿Acaso con linternas a pilas? Creo no es necesario informar que las pilas son altamente contaminantes así que si quieren hacer algo por el planeta en esa hora, prescindan de ellas. (No sé por qué pero no me imagino a la humanidad haciendo fogatas con leña renovable).

¿Quieren realmente hacer algo por el planeta? Pues los que tengan auto, prescindan de él, los amantes de la carne, déjenla, ¿por qué?, ¡Investiguen pues! ¿No quieren ser los salvadores del planeta? No se la van a llevar tan fácil, con sólo presionar el interruptor. ¿Son sus focos ahorradores? Si no lo son, déjense de cursilerías y en esa hora cambien sus focos. ¿Usan aire acondicionado? Dejen de usarlo, o bájenle la potencia. ¿Plagas en sus jardines? Olvídense de los pesticidas. ¿Sólo por una hora? No mis queridos aspirantes a salvadores del planeta, por siempre, por lo menos una vez a la semana. Si están dispuestos a hacer esto, mis más sinceros respetos. Si en lugar de esto prefieren la manera fácil que se nos ofrece hoy de sentirnos salvadores del planeta, pues no sé si decirles idiotas, hipócritas o ingenuos.

Si aún no han tomado posición, están conscientes del problema, saben más o menos qué hacer y qué no, intentan hacer lo que pueden, pero no se tragan el cuento de los 60 minutos pues estamos en las mismas. Uso auto, pero estoy limitando mis viajes a rutas cortas o juntar varias cosas para no salir a cada rato, además de haberlo cambiado a gas. Estoy dejando la carne, aunque esto, debo confesar, más por dieta (no sólo hay que salvar al planeta, también a los habitantes). Digo esto porque no quiero que se entienda que intento decir que para salvar al planeta hagan lo que yo digo o no hagan lo que ellos dicen. Simplemente quiero que entiendan que no es tan simple pues, es jodido, de hecho muy jodido. Hacemos lo que podemos, la idea creo es que cada vez más traten de hacer cada vez más.

En conclusión, los 60 minutos me parecen la gran hipocresía del día, una hipocresía en la que se involucra al mundo entero. Hipocresía que en vez de apoyar lo que proclama, resulta, mediante la falta de información, dando la idea de que la cosa es fácil. Siendo un obstáculo más para realmente hacer algo por el planeta.

PD: Una púber acaba de tocar el timbre para entregarme un volante del “apagón mundial”. A esta niña no le diría ni hipócrita ni imbécil, en sus ojos había una genuina creencia de que estaba haciendo algo, le diría ingenua. La hoja es A4 impecablemente blanca, el texto es fotocopiado. La ingenua niña no cayó en la cuenta de dos cosas evidentes, la hoja no es reciclada, es blanca o sea, se bajaron un árbol para que me entregue su mensaje conservador. Segundo, es fotocopia, hay tóner aquí, una sustancia contaminante.

Pablo Vasquez dijo...

Hola Walter, gracias por visitar Sophimanía y darte el trabajo de escribirnos un comentario tan extenso. Me parece muy interesante tu posición. Es verdad que una hora al año es totalmente insuficiente pero -hasta donde yo he revisado- nadie afirma que sea algo más que un esfuerzo simbólico. Sin duda algunas personas lo harán, como tu dices, para calmar sus conciencias, pero aun así, no creo que eso las desautorice porque hacer algo bueno, aun por motivos poco fiables, sigue siendo algo bueno. Además, y esto es lo más importante, les permite a personas como tu, con una conciencia tan clara del problema, que expongan con mayor cobertura sus puntos de vista, algo de lo que todos nos beneficiamos. Ojalá nos sigas visitando y comentado. Un abrazo.

¿Qué es Sophimanía?

Divulgación Científica:
Impulsamos el conocimiento de temas que por coyunturas políticas, pasan a 2do plano. Creemos que solo nuestro instinto por saber, conocer, explorar, cuestionar, construir, ha permitido que nuestra especie ocupe este espacio-tiempo, y por lo que quizás permanezca.

Pensamiento Crítico:
Ver el mundo con ojos nuevos. Rebelarse contra la información estandarizada. No dejarse doblegar por el sistema, la educación pasteurizada o el circuito estético consumista imperante. Ser libre, o lo más libre posible, empezando por tu mente y tu cerebro.

Un blog de Claudia Cisneros