lunes, 31 de enero de 2011

Hoaxs: Rompe las cadenas de mensajes falsos que apelan a tu buen corazón

Imagen: Internet

Está circulando por Lima un correo electrónico sobre la desaparición de una adolescente de trece años, hace pocos días, e incluye la foto de una joven bonita con expresión dulce. El correo pide a quien lo reciba que lo reenvíe a sus contactos en la esperanza de que alguien reconozca a la chica y pueda informar de su paradero a sus desesperados padres, mediante dos correos electrónicos de Hotmail.

El mensaje, por supuesto, es falso. Uno de los tantos "hoax" ("broma" en inglés) que circula por Internet, propagándose gracias a la buena voluntad de las personas, pero con varias consecuencias indeseables. La primera, hacerte perder el tiempo. Segundo, perjudicar el ancho de banda de la Internet con tráfico inútil, lo que la hace más lenta. Tercera, probablemente propalando algún tipo de virus informático del que uno se contagia abriendo el correo. Cuarta, perjudicando la investigación de auténticos casos de desaparición, ya que hace que la gente desconfíe de ellos. Y quinto, proporcionándole a los spammers cientos de buenas direcciones de correo electrónico a las cuales enviar su basura.

¿Cómo reconocer un hoax? Por su ambigüedad, por su información sesgada, por sus faltas de ortografía, por apelar a la bondad y solidaridad humanas (y/o a los premios o castigos divinos) y al hecho "que no nos cuesta nada" reenviarlo a nuestros contactos.

En el correo que circula por Lima es, textualmente, este:

"Mí hija tiene 13 años, Jennifer Garcia Quintana, está desaparecida desde hace seis dias. Puede ocurrir que si todos pasan este mensaje, alguna persona la reconocerá. Se han encontrado personas con este método. Internet circula por todo el mundo... Por favor, pasa este mensaje a todos tus contactos. Gracias a todos ustedes podré encontrar a mi niña. Les pido a todos, les suplico a todos, por favor pasa esta imagen a todas las personas posibles. Todavía no es tarde POR FAVOR, AYÚDAME. Sí tienes información, contacta con: [LOS CORREOS LOS OMITO] Solo hacen falta 2 minutos para hacer circular el mensaje. Si se tratase de tu hijo (a) harías lo imposible por obtener ayuda. Dios premiara tu bondad".

Misma carta, diferente año y persona desaparecida. Foto: Internet

Además del cuerpo del texto, el correo puede incluir maliciosamente una frase como "Conozco al papá de la niña, me consta que esto es cierto" que uno puede creer que es escrita por la persona de confianza que nos lo está reenviando, pero que de hecho pertenece al mismo autor del hoax, en un afán de darle mayor credibilidad a su "broma".

Mi regla general frente a las cadenas, desde que uso Internet (desde hace bastante más de una década), es que TODAS las cadenas son falsas, todas, sin excepción, regla que hasta ahora no me ha defraudado ni una sola vez.

En este caso en particular se cumplen todas las características sospechosas. En primer lugar es ambigüo y la información sesgada. ¿En qué circunstancias desapareció la joven? ¿En qué lugar de la ciudad? ¿Hay gente sospechosa? La ambigüedad y el sesgo son herramientas útiles para el perpetrador del engaño ya que nos permite a nosotros, los lectores, llenar los vacíos, haciendo más universal la llegada del mensaje y proyectándole nuestra propia credibilidad. Por ejemplo, recibo el hoax en Lima - Perú y asumo que la chica es peruana y que su desaparición ocurrió en Lima, pero lo mismo ocurrirá cuando alguien lo reciba en Caracas, Botogá, La Paz o Santiago.

Misma carta, distinta chica desaparecida, en otro año y país. Foto: Internet

El hoax dice "desapareció hace seis días", lo que le da una sensación de urgencia y esperanza en hallarla, pero no nos dice la fecha en que ocurrió la desaparición, un detalle crucial si el caso fuera cierto. Eso le da larga vida al mensaje, ya que no importa la fecha en que lo recibamos, asumiremos que la desaparición es reciente y que estamos a tiempo de "hacer algo" por la persona extraviada.

La foto, por supuesto, es un detalle particularmente perverso, ya que se trata de una persona real, ajena a la "broma", y cuya foto ha sido robada probablemente de alguna red social, eligiéndola por su juventud y por la dulzura de su expresión, características que nos motivan más a "querer ayudar". ¿Qué pasará cuando algún conocido o familiar suyo reciba el hoax y reconozca a la persona? Pues se llevará un buen susto hasta descubrir que seguramente está bien y que todo no es más que la malicia de alguna mente perversa.

En tercer lugar, hay varias faltas ortográficas. Si bien esto no es necesariamente una señal de falsedad (mucha gente buena tiene mala ortografía) en este caso es interesante ver que el apellido de la chica, "García", está escrito sin tilde. ¿Qué tan probable es que una madre desesperada escriba mal el apellido de su propia hija? Poco probable, sobre todo cuando vemos que sí pone tildes en otras palabras menos importantes del texto.

Finalmente las infaltables referencias a dios, la bondad humana y a que no cuesta nada contribuir con la propagación del mensaje, algo que podría tener un gran premio: hallar a la persona perdida.

Pero basta copiar un pedazo de la carta y pegarla en Google para tener referencias. Entonces veremos que circula, tal cual, por otros países de habla castellana. ¿Entonces la chica perdida es mexicana, argentina, peruana, chilena, boliviana..?

En segundo lugar, del texto copiado de la carta, borra la información puntual, en este caso el nombre y sexo de la persona perdida y vuélvela a buscar en Google. Entonces verás que la misma carta anda circulando por Internet desde el 2006, cambiando sólo el nombre. Antes fue "Ashley Flores" y antes fue un niño español "Agustín Martín". Esas cartas tienen variantes menores, pero la mayoría de las oraciones se mantienen textuales como "Se han encontrado personas con este método", "Puede ocurrir que si todos pasan este mensaje, alguna persona la reconocerá" etc.

En tercer lugar, visita páginas especializadas en "hoaxs" (hay muchas, algunas muy buenas) y encontrarás que la carta en cuestión nació en francés, en Canadá, tan lejos como 1999 (hasta donde he podido rastrear).

Por supuesto, no todos los hoax son sobre gente desaparecida, también hay sobre mascotas, inversiones de oportunidad, viudas millonarias que no tienen a quién heredar su dinero, sobre el fin del Hotmail gratuito, sobre eventos astronómicos espectaculares (dos lunas, marte del tamaño de la Luna, dos soles) etc, etc, etc.

Lo mejor que podemos hacer cuando recibimos una de esas cadenas es no perder el tiempo. Si la hemos recibido de un buen amigo, pues explicarle que se trata de un hoax y recomendarle que no pierda su valioso tiempo con esas cosas y aplicar cuanto antes la tecla de 'borrar'.

Enlaces relacionados

Pablo Vásquez para Sophimanía

2 comentarios:

Ingrid Romero dijo...

Es increíble la cantidad de gente que cree en estos mensajes, yo simplemente los borro sin leer. A veces tengo que dar mi dirección de correo a mucha gente por trabajo y luego me lamento porque me llegan cadenas, invitaciones a ver fotos (???)y muchas cosas más que colman mi paciencia.
Me gusta el artículo, lo mando al Twitter y al Face ahora mismo :)

Pablo Vasquez dijo...

Hola Ingrid, gracias por visitar Sophimanía y dejarnos un comentario. Me alegra que el artículo te gustara, y me alegra más todavía que lo publiques en tu Twitter y tu Facebook. ¡Gracias! Espero que nos sigas visitando en el futuro. Saludos!

¿Qué es Sophimanía?

Divulgación Científica:
Impulsamos el conocimiento de temas que por coyunturas políticas, pasan a 2do plano. Creemos que solo nuestro instinto por saber, conocer, explorar, cuestionar, construir, ha permitido que nuestra especie ocupe este espacio-tiempo, y por lo que quizás permanezca.

Pensamiento Crítico:
Ver el mundo con ojos nuevos. Rebelarse contra la información estandarizada. No dejarse doblegar por el sistema, la educación pasteurizada o el circuito estético consumista imperante. Ser libre, o lo más libre posible, empezando por tu mente y tu cerebro.

Un blog de Claudia Cisneros