lunes, 12 de julio de 2010

Un 'generalísimo de pacotilla': Freud y el estatus científico del sicoanálisis


Sigmund Freud: ¿fraude o visionario? Foto: Antesdel83.files

Ninguna disciplina científica ha sido tan y tan ferozmente criticada como el sicoanálisis. Desde el primer instante -es decir, desde el famoso congreso de Viena donde Freud y sus colegas sedimentaron las bases teóricas y programáticas de la disciplina- hasta ahora mismo, Freud y su programa han sido verdaderas piezas de caza, objetos de crítica y de burla, y de burla a veces agria y a veces destemplada.

Louis Althusser, el famoso marxista (y al final de su vida el aun más famoso psicótico y alucinado) dice lo siguiente: "Durante el siglo veinte, dos o tres niños nacieron inesperadamente: Marx, Nietzsche, Freud […] Un niño sin padre, la Razón Occidental lo hace pagar y pagar caro. Marx, Nietzsche, Freud pagaron el precio, a veces terrible, de la sobrevivencia. Y el precio fue la exclusión, la condena, los insultos, las miserias, el hambre, y la muerte o la locura." No exagera, Althusser. Aunque en el caso de Freud, la condena, como es bien sabido, vino de mano del éxito y aprendió a convivir con él.

Los críticos de Freud varían en tamaño: los hay chicos y gigantescos, famosos y no tanto. En las últimas décadas el que se las ha arreglado para llevar la banderola anti-freudiana, por lo menos en el circuito norteamericano, es Frederick Crews (curiosamente, un profesor de inglés ahora jubilado de la Universidad de Berkeley).

Karl Popper, otro enemigo de la obra de Freud. Foto: 2.bp

Que yo sepa, Crews ha hecho su carrera precisamente como crítico de Freud, y no como hacedor de algún modelo teórico, de algún sistema filosófico o epistemológico. Y ese rol, aunque parasitario, le ha dado hartos réditos, y hartas páginas web lo mencionan, entrevistas –fama. Es que Frederick Crews tiene un talento nabokoviano para el insulto: Freud es "un generalísimo de pacotilla", un "fraude", un creador de "elucubraciones medievales", un "desvergonzado" y "self-serving", un "inescrupuloso" y "avaro" y "calculador", "la figura más sobredimensionada en toda la historia de la ciencia y la medicina", un "manipulador" de colegas, de pacientes, y sobre todo de datos. Uno lee a este profesor de inglés y tiene la sensación de que Freud fue un verdadero genio del fraude, el creador de un chanchullo de proporciones globales, el trasmisor de una idiotez después de la otra, las que primero fueron conquistando a uno y a otro zonzo, y después uno y otro idioma, y una y otra disciplina, y después la derecha y la izquierda (porque hay izquierdas y derechas freudianas), y al final terminaron tomando por asalto el siglo entero, el que en cierto sentido es el siglo freudiano.

Einstein era un declarado admirador de la obra freudiana. Fotos: Dailymail.co.uk

Frederick Crews no parece ser una gran autoridad en esto de las ciencias humanas. Pero Freud tiene entre sus críticos a algunos de los gigantes del siglo veinte: Karl Popper, probablemente el humanista más importante del circuito europeo, ha dicho que el sicoanálisis es una pseudo-ciencia, una ideología en el peor sentido de la palabra, y que como cualquier ideología, puede tener una y otra idea interesante, pero desde el punto de vista del "rigor científico" (que cliché tan horrible) no es mejor que la astrología. O sea: chaman Freud.

A Heidegger, el archifamoso fenomenólogo y nazi, la lectura de Freud lo hizo sentir náuseas, literalmente. Medard Boss, alumno y amigo del autor de El Ser y El Tiempo, cuenta que mientras Heidegger leía a Freud, no dejaba de mover la cabeza de lado a lado, como cuando uno dice "no" repitiendo lamentos, y que como es posible que un tipo tan inteligente como este Freud pueda decir tantos y tantos disparates. Contemporáneamente, otro crítico ultra famoso fue Michel Foucault, quien se autoimpuso la tarea de demoler por lo menos la izquierda Freudiana, Marcuse y Reich principalmente. En parte lo logró.

A Martin Heidegger la lectura de Freud le provocó arcadas. Foto: Reflexioneshaqqanis.files

¿Fue Freud un genio del fraude? Si es así, fue un verdadero avanzado, porque el sicoanálisis, lejos de retirarse a alguna esquina a lamerse las heridas, ha conquistado todo, avasalladora y Julianamente. No hay disciplina entre las ciencias humanas que no tenga una figura central con influencias nítidamente Freudianas: desde la sociología (Jürgen Habermas, Talcott Parsons) hasta la neurología (Karl Pribram), desde la antropología (Levi-Strauss) hasta las ciencias políticas (Hans Morgenthau) y pasando por la lingüística (Julia Kristeva), la filosofía (Gilles Deleuze, Jacques Derrida), y la historia (William Langer) y la sicología (Erik Erikson) y la medicina pediátrica (René Spitz), y el feminismo (Nancy Chodorov), y el cine (Buñuel) y la escultura (Alberto Giacometti), y el surrealismo (todos), y la poesía (Rainer Maria Rilke, Pier Paolo Pasolini), y la Teoría Crítica, y la fotografía (Man Ray) y la Escuela de Frankfurt y el estructuralismo y el funcionalismo. Para qué seguir. Evidentemente Freud tiene partidarios, verdaderos hinchas, y los tiene entre la crema y la nata.

Albert Einstein, el icono de la inteligencia moderna, fue uno de ellos. Conocida es la correspondencia Freud-Einstein, en la que el físico aparece como un entusiasta admirador del doctor, y de su "irresistible lucidez." "Cada martes," le dice Einstein a Freud, "leo su trabajo […] y no puedo sino asombrarme con la belleza y la verdad de su presentación."

Frederick Crews, el mayor detractor de Freud en EEUU. Imagen: Uctv.tv

¿Fue Freud un genio del fraude? Los críticos encabezados por Karl Popper dicen que el sicoanálisis no se adhiere al estándar básico de la ciencia: ni mínimamente cumple con el método hipotético-deductivo. Esto significa lo siguiente: una hipótesis es una apuesta verificable sobre la relación entre dos cosas: apuesto que fumar (variable independiente) causa cáncer (variable dependiente). Este es el meollo de la ciencia, según estos críticos, porque esta fórmula me fuerza salir fuera del cuaderno y verificar si fumar causa cáncer o no, y si lo hace en qué proporción.

Si no puedo verificarla, la descarto, y ergo no puedo elaborar un sistema teórico sobre ella. Y si lo hago mis colegas (la comunidad científica) están ahí para ponerme en mi sitio. En comparación, dicen estos críticos, el sicoanálisis ni maneja hipótesis ni variables. Por lo tanto no es verificable ni internamente (por el investigador) ni externamente (por la comunidad científica). Y como la verificación es el estándar básico de la ciencia, lo de Freud no es científico en ningún sentido. Tomar al doctor en serio, por lo tanto, es simplemente irresponsable.

Louis Althusser. Foto: Elortiba.org

Pero el método hipotético-deductivo es muy débil cuando se trata del fenómeno humano. Este método asume que la realidad material se comporta de manera sistemática, y por lo tanto predecible. En otras palabras, las manzanas, para decirlo Newtoniamente, siempre se caen al suelo, nunca se van a los costados o para arriba.

Siempre, sistemáticamente, todas las manzanas crecen avivando una profunda atracción hacia la tierra. La realidad material se comporta siempre de acuerdo a alguna ley, como una buena ciudadana. Y por lo tanto es verificable y puede ser estudiada hipotético-deductivamente. Bien. Pero lo que nos hace humanos es precisamente el hecho de que no seguimos leyes pre-establecidas, como las manzanas Newtonianas, como clavos e imanes, como motores hidráulicos. Y por lo tanto el método hipotético-deductivo (el del horrible cliché del "rigor científico") es generalmente ineficaz cuando se trata de asuntos como la conciencia.

"Las lágrimas –decía Heidegger— no se pueden medir." Jürgen Habermas ha propuesto una división entre las ciencias y las ciencias humanas. Y la idea es establecer un método propio y efectivo para, precisamente, el estudio humano.

Jürgen Habermas llevó Freud a la sociología. Foto: Plinius.files

Freud, el Freud tardío, comprendió este problema muy bien. Y el sicoanálisis, lejos de ser una pseudo-ciencia, es un avance importante porque anticipa y establece, como lo quiere Habermas, un método para aproximarse al elusivo, al más difícil de todos los fenómenos naturales, el humano.

Evidentemente Freud se equivoco una y otra vez (ejemplo: la tontería de "la envidia del pene"), porque, como dice Althusser, no tuvo un padre intelectual, fue un bastardo científico que hizo todo solo y desde abajo. De hecho el crítico mas sagaz de Freud es Freud mismo, el que abandono esta y esta otra idea, el que se acongojó con esta y esta otra debilidad teórica, y el que sin embargo, también aportó y aportó bien. Creo que hay que terminar con Einstein: "no puedo sino asombrarme con la belleza y la verdad de su presentación," por lo menos con las partes importantes de la presentación freudiana.

Fernando Narváez para Sophimanía
Ph.D. en sociología, por The New School for Social Research de Nueva York, EEUU

7 comentarios:

anonimo dijo...

No sabía que el psico-análisis fuera una ciencia sin comprobación científíca; pero entendible porque el ser humano es distinto y por más sistemas sociales que ayuden a la convivencia y a un comportamiento racional; el hombre es totalmente impredecible.

Tadeo dijo...

A Heidegger no habría venido mal un poco de (no sé si psicoanálisis, Foucault lo hace chiquito en varios libros a Freud) de psiquiatra.
Un detalle nimio, Einstein renegó de su propia teoría ya de grande. Acaso, ¿será que se sentía identificado con Sigmund?

Huitzilo Poppins dijo...

Pues, creo que el trabajo de Freud ha sido todo un modelo para la ciencia, disciplinas, etc. El problema siempre ha girado en torno a la comprobación científica de sus postulados; la plantilla epistemológica imperante (neopositivismo) hace inevitable que se le critique duramente y hasta insulte; sin embargo,la ciencia psicológica de ninguna manera puede equipararse a otras tantas ciencias conocidas como "duras", debido a la complejidad que implica un estudio sobre la personalidad y naturaleza del ser humano, aún actualmente muchas corrientes psicológicas no pueden ceñirse completamente a los modelos positivistas de la biología o la física, en todo caso, la psicología necesitaría un nuevo modelo epistemológico. Este neurólogo vienés emprendió una tremenda travesía al compilar información y elaborar una teoría que, si bien tiene sus falencias, revolucionó la aproximación que se tenía hacia la personalidad, resaltando la vida afectiva (inconsciente) que hasta ese momento había tenido tan poca importancia...


¡Freud vive en el inconsciente de sus detractores!

Jose Roque dijo...

No hace mucho lei "El psicoanálisis ¡vaya timo!", cuya lectura recomiendo. Pseudociencias son todas aquellas disciplinas que dicen hacer ciencia sin cumplir con el metodo hipotetico-deductivo. Seran justamente eso, disciplinas, pero no ciencia. Ademas, por lo narrado en esa obra, el psicoanalisis puede ser incluso danhino para la salud.
Un abrazo

Pablo Vasquez dijo...

Hola a todos, gracias por visitar Sophimanía y dejarnos sus comentarios. Para José Roque, Fernando Narváez (el autor del artículo) responde lo siguiente:

La idea es la siguiente: si uno aplica el método hermenéutico (parte de la estrategia sicoanalítica) a cosas como las partículas, uno está haciendo una pseudo ciencia como la astrología. Pero si uno aplica el método hipotético-deductivo (que se usa para estudiar partículas) a cosas como la consciencia, uno está haciendo un trabajo ingenu e incompleto.

Saludos!

Jose Roque dijo...

Hola Pablo
A finales de junio lei este post http://www.revolucionnaturalista.com/2010/06/como-detectar-que-una-teoria-no-es.html que trata justamente de estos temas, y aunque no menciona al psicoanalisis como ejemplo, da una serie de pautas para diferenciar estas disciplinas de la ciencia. Alli tambien hay un enlace al articulo original comentado.
Un abrazo!

FREDRIK LÚCAR VIDAL dijo...

Soy detractor del Sicoanálisis pero no porque sea una seudociencia, ya que el tema de su estatus seudocientífico es un hecho (aceptado por todos los que seriamente saben de sicoanálisis. Es una pérdida de tiempo esa discusión). Pero eso no la hace desechable ni menos importante.

El problema con el sicoanálisis es su poco valor explicativo del comportamiento humano. Es cierto que el ser humano tiene un nivel de complejidad mayor y diferente al que se podría asumir desde las ciencias básicas pero el sicoanálisis solo posee "el afán" explicativo porque, paradójicamente, complejiza hasta niveles espurios la existencia humana dotándola de significados y contenidos que claramente no posee. La verdadera psicología, no asume un modelo psicopatológico y/o médico del comportamiento humano (como lo hace el sicoanálisis) y durante los últimos 50 años ha logrado inmensos avances en el análisis del comportamiento humano.

Sería tonto negar o subestimar la genialidad de Freud pero su tipo de genialidad ha sido igual que la de un van gogh o de un proust o de un fellini. Estos genios son puntas de lanza de la humanidad en su lado creativo pero sería incorrecto decir que su trabajo ha tratado de develar la verdadera entraña del comportamiento humano.

El ser humano es complejo y subjetivo pero esa no es excusa para asumir que no puede ser estudiado rigurosamente.

¿Qué es Sophimanía?

Divulgación Científica:
Impulsamos el conocimiento de temas que por coyunturas políticas, pasan a 2do plano. Creemos que solo nuestro instinto por saber, conocer, explorar, cuestionar, construir, ha permitido que nuestra especie ocupe este espacio-tiempo, y por lo que quizás permanezca.

Pensamiento Crítico:
Ver el mundo con ojos nuevos. Rebelarse contra la información estandarizada. No dejarse doblegar por el sistema, la educación pasteurizada o el circuito estético consumista imperante. Ser libre, o lo más libre posible, empezando por tu mente y tu cerebro.

Un blog de Claudia Cisneros