lunes, 10 de mayo de 2010

Estudio: Cerebro "interpreta" sonidos que no escucha


Foto: Wallpaper-s

Desde hace décadas la filosofía usa la pregunta: "Si un árbol cae en el bosque y nadie está presente para escucharlo... ¿Suena?" para poner de manifiesto ciertos problemas vinculados a la filosofía de la mente y la teoría del conocimiento.

Y ahora, para complicarlo todo un poco más, un nuevo estudio ha hallado que cuando vemos videos sin volumen, el cerebro activa igual ciertas zonas relacionadas con la interpretación del sonido.

Kaspar Meyer, de la Universidad del Sur de California en Los Angeles, dirigió un estudio en el que mostraron a ocho voluntarios nueve videos, que implicaban sonidos (violonistas, perros aullando, motosierras cortando árboles), pero con el audio apagado.

Mientras tanto, sus cerebros eran escaneados por un MRI (aparato que crea imágenes por resonancia magnética). Entonces hallaron que cada tipo de sonido implicado (pero no amplificado) igual creaba patrones auditivos específicos en las mentes de los sujetos al experimento, en las zonas donde habitualmente se procesa el sonido.

Estos resultados sugieren, una vez más, que el cerebro no es un mero receptor de sensaciones sino que participa activamente en la construcción de los sentidos.

Enlaces relacionados

Información de NewScientist. Versióni, edición y traducción de Sophimanía

1 comentario:

@actvservidor dijo...

'Estos resultados sugieren, una vez más, que el cerebro no es un mero receptor de sensaciones sino que participa activamente en la construcción de los sentidos.'
ajá!

gracias por el dato... lo sospeché desde un principio.

saluos!

¿Qué es Sophimanía?

Divulgación Científica:
Impulsamos el conocimiento de temas que por coyunturas políticas, pasan a 2do plano. Creemos que solo nuestro instinto por saber, conocer, explorar, cuestionar, construir, ha permitido que nuestra especie ocupe este espacio-tiempo, y por lo que quizás permanezca.

Pensamiento Crítico:
Ver el mundo con ojos nuevos. Rebelarse contra la información estandarizada. No dejarse doblegar por el sistema, la educación pasteurizada o el circuito estético consumista imperante. Ser libre, o lo más libre posible, empezando por tu mente y tu cerebro.

Un blog de Claudia Cisneros